El secreto mejor guardado de los buscadores, y Google es el más importante de todos ellos, es cómo almacenan y ordenan los miles de millones de páginas web que existen.

El propósito de un buscador es saber de antemano qué es lo que se quiere encontrar cuando se busca cualquier cosa. Pero ahí no acaba todo. No sólo tiene que obtener resultados, sino que los tiene que mostrar de forma ordenada, siendo los primeros resultados aquéllos que más relevancia tienen para la búsqueda que se ha realizado.

¿Cómo se realiza esta clasificación? ¿Cómo se considera que un sitio A es más relevante que otro sitio B para el objeto de mi búsqueda? Estas preguntas no tienen una respuesta conocida. Es más, dependiendo del buscador, el orden de presentación de los resultados puede ser diferente.

Si bien no se puede responder a estas preguntas con una certeza absoluta, sí se conocen pautas generales que los buscadores (todos los buscadores) obedecen. Podemos proporcionar una lista de los principales factores que influyen en la consideración de una tienda online.

Tener un gran número de visitas: se considera que un sitio con gran tráfico es muy popular y, por tanto, de interés por lo que ofrece.

Ser muy referenciado: un sitio al que hagan referencia multitud de sitios diferentes se considera más importante que un sitio que apenas tenga referencias.

Ser referenciado desde sitios importantes: las referencias desde sitios web importantes se consideran de más peso que las que provienen de sitios desconocidos.

Se considera que éstos son los factores más influyentes en la posición final de cualquier web. Además de éstos, hay innumerables factores adicionales, muchos de los cuales se desconocen, muchos otros conocidos:

  • Claridad en los contenidos.
  • Páginas web sin artificios.
  • Nombres de páginas significativos.
  • Títulos y descripciones cortas significativos.

Lo que hacen los buscadores es rastrear todas las páginas web, y, para cada página, se juntan todos estos factores y, en base a la “nota” asignada a cada uno de éstos, junto con el peso del mismo en el conjunto final, se obtiene una puntuación para la tienda online que se refleja en una posición en los resultados de la búsqueda que se ha hecho.

Hay técnicas para subir la posición de una web, de forma que se encuentre antes y, por ende, multiplique sus visitas. Pero hay que tener cuidado ya que, si éstas técnicas no son adecuadas, podemos conseguir el efecto contrario, es decir, que la web sea “invisible” para los buscadores y que no aparezca en los resultados de la búsqueda. Esto es algo que puede suceder cuando se recurre a técnicas fraudulentas, cosa que los buscadores penalizan gravemente.

Es importante, una vez hemos creado nuestra tienda online, optimizarla de cada a la maximizar la posición de la misma en los resultados de las búsquedas que se hacen para los términos por los que queremos ser encontrados. Para ello os recomendamos echar un vistazo a los artículos anteriores que ya han sido publicados en este mismo blog.