Todos conocemos las ventajas del comercio electrónico y de tener una  tienda online: coste mínimo, disponibilidad las 24 horas, un mercado potencialmente ilimitado… Pero lo que quizá no conocemos tan bien son pequeños factores que hacen de una tienda online más amigable y que proporcionan confianza adicional al cliente final.

El éxito en cualquier ámbito nunca está garantizado, pero si sigues estas recomendaciones sí ofrecerás a tus clientes una experiencia de compra online adecuada.

  • Mostrar información acerca de los datos de la empresa: CIF, dirección y teléfono proporcionan a los usuarios una confianza adicional. Personalmente, yo no compro nada online si no tengo información de a quién se lo compro. Al ofrecer estos datos se respalda la idea de que hay “alguien” físico detrás de la web y que responderá a cualquier duda o reclamación que pueda hacerse.
  • Mostrar de una forma clara cuáles son los gastos de envío. No ocultarlos hasta el final del proceso de compra. Personalmente, me disgusta enterarme de que el libro, el reloj o la tablet que voy a comprar me sale 10 euros más cara de lo que inicialmente había visto. Esto no hace replantearme la compra, pero disminuye la satisfacción global del proceso de compra online. Es una sensación parecida a cuando se reservan billetes de avión en algunas compañías de bajo coste y, al final de la reserva, te enteras de que por las maletas te cobran 100 euros más.
  • Ser honestos con los precios. La gran mayoría de los compradores online comparan los precios en varios sitios.
  • El portal de tu tienda online deberá de ser ágil y rápido. No es agradable esperar minutos a que se carguen las páginas porque el sitio es “lento”.
  • Estar atentos al correo electrónico. Si un usuario formula una pregunta a través del email, si no le respondemos al día siguiente, como mucho a los dos días, la sensación será de cierto abandono de este medio de comunicación y, por ende, de la tienda online y de los productos ofertados a través de la misma.
  • Si mostramos noticias o tenemos un blog, tenerlo actualizado de forma regular. Es uno de los fallos más comunes que observo en cualquier tienda online. Ya sé que es difícil mantener una sección de noticias o un blog actualizado, pero si la última noticia o comentario que mostramos en nuestra página es del año pasado para eso mejor no tener ninguna sección de este tipo.

Si sigues estos consejos, tus clientes comprarán confiados y de forma segura . Lo más importante es la satisfacción final con tu tienda online, que el cliente vuelva y la recomiende.